¿Legalización de drogas en colombia, un asunto de interés politíco y socio-económico?

Valora este artículo
(21 votos)

GMPor: Gloria Inés Martínez Domínguez

Tradicionalmente se ha hecho la diferenciación entre drogas legales e ilegales

al referirse a las sustancias y compuestos tanto de origen natural -que tengan algún tipo de procesamiento o no- como a las de origen sintético, que por su naturaleza tienen la capacidad de alterar la percepción, la conducta y el estado de conciencia de las personas, y que pueden generar estados de dependencia y abuso en los consumidores habituales.

Al hablar de drogas legales se da por entendido que son el alcohol y el tabaco, drogas cuya producción, distribución y venta están reglamentadas por el Estado y su consumo es permitido, o al menos es considerado una práctica social común. Cuando se mencionan drogas ilegales, habría necesariamente que hacerlo bajo este mismo contexto, de lo contrario, tendríamos que referirnos a ambos tipos de drogas con el denominador común que es el de sustancias psicoactivas, que se aplica a cualquier sustancia o compuesto que puede inducir cambios fisiológicos, neurológicos y psicológicos en aquellas personas que los consumen con fines no terapéuticos y que debido a su gran potencial de abuso han sido objeto de regulaciones a nivel internacional, como lo ha hecho la JIFE o Junta Internacional Fiscalizadora de Estupefacientes.

La denominación de sustancias psicoactivas resulta pertinente entonces cuando se quiere hacer un análisis desde el ámbito de la Salud Pública, donde prevalece es la prevención del consumo de estas drogas, sean de tipo legal o ilegal, dados los efectos perjudiciales y nocivos asociados a su uso agudo y crónico, ampliamente descritos en la literatura científica. Igualmente, es desde la Salud Pública que se han estudiado las prevalencias de consumo, cada vez mayores en la población, especialmente en niños y adolescentes y la exposición a comportamientos de riesgo y actos delincuenciales cometidos bajo el efecto de las sustancias psicoactivas.

El asunto de la legalidad de las drogas, nos lleva a un plano diferente al anterior, pues parecen primar son los aspectos de tipo social, político y económico, apreciación que resulta después de leer la noticia publicada en días pasados sobre un proyecto de ley del Ministerio de Justicia en Colombia para legalizar las que hasta ahora han sido consideradas drogas ilegales, incluidas también las drogas de síntesis, como las anfetaminas.

El comercio de drogas legales ha sido desde hace muchos años en Colombia una fuente importante de ingresos públicos; incluso se han constituido empresas estatales cuya finalidad comercial es precisamente la venta de los licores, y se han adoptado medidas de tipo político y económico para proteger los monopolios de algunas de estas drogas legales en determinadas regiones del país. Por otro lado, se utilizan de manera muy frecuente imágenes publicitarias de productos cuya composición principal es el alcohol para la promoción de todo tipo certámenes, algunos de ellos, para proyectar a nivel internacional nuestra ciudad, departamento o país.

La legalización de las drogas ilegales puede ser vista entonces como una oportunidad política, donde los aspectos sociales y económicos giran alrededor de un asunto de regulación de mercados, y que puede crear una falsa conciencia en la sociedad general sobre la permisividad del consumo de estas drogas, tal como lo expresaba el expresidente César Gaviria Trujillo “Es infortunado que se hable tanto de legalización, porque esa es una expresión facilista y libertaria, que puede interpretarse como que las drogas no hacen daño, que no requieren controles o que la gente tiene derecho a hacerle daño a su salud...”

Leer 11292 veces