Hillary Clinton Vs Donald Trump

Valora este artículo
(0 votos)

CPLPor: Catalina Piedrahita Lara

El pasado ocho de noviembre, se realizaron las elecciones

 

de uno de los cargos más importantes del mundo y de Estados Unidos, donde los candidatos presidenciales fueron Hillary Clinton y Donald Trump. Fue una de las elecciones más controversiales, pues sus protagonistas fueron el punto focal de varios escándalos y de ejes temáticos  trascendentales que son significativos para los electores a la hora de elegir las políticas gubernamentales del país. Para sorpresa de muchos, incluso de las empresas encuestadoras, ganó Donald Trump. Sin lugar a dudas, fueron las elecciones más polémicas, no sólo por sus personajes, sino también porque en la historia del país, no se habían dado marchas en contra del recién presidente electo, dejando por sentado su desaprobación, tanto en lo personal como en las políticas. A través de éste escrito intentaré demostrar que los orígenes, no siempre dan la victoria en las elecciones y que hubo ciertos estados que fueron claves en la victoria de Trump. Y lo más importante, qué nos espera a los países latinoamericanos con el nuevo presidente de EE.UU.

Para entender cada uno de los personajes hay que comenzar por mencionar su vida y obra. Hillary Clinton nació en la ciudad de Chicago, Illinois hace 69 años, donde ganó las elecciones del colegio electoral en la presidencia del 2016. Sus padres son descendientes de inmigrantes ingleses. Fue criada en un ambiente familiar tradicionalmente conservador, pero su cambio de puntos de vista políticos se debe a que durante la campaña presidencial de Richard Nixon, se dejaron entrever mensajes racistas ocultos, lo cual fue motivo de mucha desilusión y decidió abandonar el partido republicano.  Estudió derecho en la Universidad de Yale, allí conoció a Bill Clinton, otro estudiante de derecho. Se casó en 1975 con Bill Clinton, el cual fue electo gobernador de Arkansas en 1979, ciudad donde él nació y donde Hillary fue primera dama. Sin embargo, durante éstas elecciones, Arkansas como colegio electoral, se fue más por el ala republicana y no obtuvo su aprobación. Se convirtió en la primera dama de Estados Unidos en 1993, y fue la primera en ser candidata para cargo de elección cuando lanzó su campaña para el senado en el año 2000, donde fue elegida la primera mujer senadora por Nuevas York. Su paso por la política marcó ciertos temas como la infancia, la familia y la reconstrucción de Nueva York luego de la destrucción de las torres gemelas. Es una mujer con una amplia experiencia política  y conoce los retos de los cargos más importantes del país, pero sobre todo es conocida y reconocida en el ámbito político.

Por otro lado, el empresario Donald Trump, nació en Queens, un barrio de Nueva York hace 70 años. Sus ancestros fueron inmigrantes de Escocia y Alemania respectivamente, lo cual me hace preguntarme porque durante su campaña ha sido tan radical en el tema de inmigración, cuando su madre y su abuelo fueron acogidos en el país como estadounidenses. Su vida se ha desenvuelto en la empresa de bienes raíces y como inversionista de la construcción de hoteles, casinos y la organización de miss universo. Su ingreso a la política se debe más al aporte de varias candidaturas, entre ellas la de Ronald Reagan y a las polémicas intervenciones en la candidatura y presidencia de Barack Obama, donde puso en duda su nacionalidad y su capacidad intelectual para ingresar a la escuela de leyes. Su evidente desacuerdo con las políticas del actual presidente Obama, lo llevó a anunciar su precandidatura en el 2015, por el partido republicano bajo la frase “vamos a hacer nuestro país grande de nuevo”. Trump le cuestiona al Presidente Obama la debilidad de la economía norteamericana en el mundo, la creciente cifra de inmigrantes en el país y su incapacidad de proteger la seguridad, debido a los constantes ataques a la población civil en diferentes estados.

Para nadie es un secreto, que durante éstas elecciones las estrategias de campaña de Donald Trump, fueron más mediáticas y de espectáculo, tal y como lo hacía Hugo Chávez durante su presidencia. Una campaña de show y de declaraciones polémicas, puede más que una campaña de asesores políticos serios, porque siempre está llamando la atención tanto a nivel nacional como internacional, constantemente es el punto focal de las noticias, de manera que siempre está en la mente de los electores, como una forma de recordación de marca, donde el producto es el candidato presidencial. Trump encontró la manera de mover bien su jugada y le funcionó, a pesar de que lo obtuvo todo el apoyo de su partido.

De la mano con el manejo de la campaña, hay que tener en cuenta las estrategias para atraer los votos de los estados indecisos o de los estados con el mayor peso electoral, pues son ellos los de superior votación al ser los estados con el más alto índice poblacional. Los estados con un alto peso en votación encontramos: California (55 votos electorales), Texas (38), Florida (29), New York (29), Pensilvania (20), Illinois (20) y Ohio (18).  De los cuales, Donald Trump se quedó con Florida, Ohio, Pensilvania y Texas, lo que le suma 105 votos electorales. En cambio, Hillary Clinton ganó en California, Illinois y Nueva York, lo que el suma 104 votos electorales. Sin embargo, ésta no fue la ventaja de Trump para ganar las elecciones, su enfoque se dirigió a los estados en disputa como lo son Arizona (11 votos electorales), Carolina del Norte (15), Segundo distrito congresional de Maine (1), Florida (29), Nevada (6) y Nuevo Hampshire (4). Donald Trump ganó en Arizona, Carolina del Norte, Florida, Segundo distrito congresional de Maine, que le suman 66 votos electores, mientras a la Hillary Clinton solo le suman 10 votos electorales con los estados de Nevada y Nuevo Hampshire.  

Es evidente que la política tradicional se encuentra en crisis, de nada le sirvió a Hillary Clinton tener trayectoria política para ganar las elecciones, cuando hay personas que buscan nuevas ideas o buscan cambiar la política convencional. Es calor que cualquier predicción, es meramente una especulación, que nada en la política está dicho, no se pueden seguir patrones y no hay sectores sociales, políticos o de prensa que inclinen la balanza presidencial. Con éstas elecciones presidenciales queda un sin sabor y una aire de incertidumbre de cómo vaya a manejar la política exterior e interior, sobre todo que la política interna no vaya afectar las decisiones en los países que dependen de su ayuda. Sus retos van a ser unir a un país dividido por las elecciones presidenciales, tener la cabeza fría para tomar las decisiones correctas con otros países evitando confrontaciones que puedan llegar a la guerra, caso especial de China. Debe tener más paciencia con respecto a las provocaciones y los ataques personales que le haga Nicolás Maduro, porque de acogerse a ellas, les está dando argumentos a los países anti-imperialistas como lo son: Ecuador, Venezuela, Bolivia y Nicaragua para continuar su temática revolucionaria. Con respecto a Colombia, va a ser más exigente con respecto a las políticas contra el narcotráfico y terrorismo y el presidente Santos debe mostrar mejores resultados en el manejo de los recursos enviados por Estados Unidos, de lo contrario, esa ayuda probablemente sea replanteada.  Queda la duda de qué va a pasar con la ayuda para el pos conflicto, ahora que el “nuevo acuerdo de paz” está firmado.

 

 

 

Leer 250 veces