La justicia, un principio que siempre se debe cultivar

Valora este artículo
(5 votos)

GAVMPor: Gustavo Villegas Mejía

La Real Academia de la Lengua Española, en una de las definiciones de la palabra Justicia,

refiere: “Una de las cuatro virtudes cardinales, que inclina a dar a cada uno lo que le corresponde o pertenece” (1), quizá por este motivo se evidencia latentemente que a un hombre “justo” se le debe dar lo que le corresponde.

Comienza de nuevo la maratónica y poco productiva contienda electoral para los comicios del próximo mes de Octubre, en estas se encuentran múltiples ideas políticas y fundamentos personales que buscan dar a una comunidad lo mejor de sí, lo que uno como espectador pasivo podría preguntarse es: ¿Los líderes elegidos en las pasadas elecciones cumplieron las expectativas y promesas que realizaron en la previa de la elección? Es bajo este cuestionamiento que me he movido a comenzar este escrito con la definición de la palabra Justicia, lo que daría pie a mirar si a los actuales mandatarios, concejales, ediles, figuras políticas o como quiera llamarse se puede darle a cada uno lo que le corresponde.

Es un ejercicio práctico, que tiene mucho de auto-evaluación y de esta manera poder la propia capacidad que se dispone para cierta tarea o actividad, así también como la calidad con la que se ha realizado el trabajo y de alguna manera evaluarlo bajo criterios de alto impacto y que aporten a las políticas públicas y reales de la sociedad.

El problema radica en que a los políticos los elige la comunidad,   y por ende se podría asumir que la justicia la deberíamos hacer nosotros mismos, con argumentos y no sólo con debates ingenuos de una “Rendición de cuentas” que al final de cuentas muestra las cosas positivas del gobierno de turno, y limita los errores o desaciertos a un puñado menor de personas allegadas al líder y que deben callar por la necesidad de empleo o de que se siga teniendo en cuenta en el próximo periodo.

Una ciudad colapsada a nivel de transporte y movilidad (Via las palmas, via el Poblado, la Calle 10, avenida las vegas, la autopista norte, Ferrocarril, San Juan, etc) la sensación de inseguridad que se tiene entre el común de la población (No pasa un día sin que se tenga el dato de las redes sociales o que algún conocido le robaron alguna cosa), y un sistema de salud totalmente desfavorable para los usuarios hacen que la justicia sea un concepto efímero y poco aplaudible actualmente, es por esto que intentando crear conciencia “electoral” comienzan los entes de control (Procuraduría, Contraloría, Consejo Nacional Electoral, entre otras) a intentar dar directrices sobre la importancia de un voto con convicción en televisión, radio y medios masivos, para que el ciudadano realice un voto que no sea amañado o sesgado por intereses particulares ni mucho menos por el simple hecho de una filiación política.

En esto nuestra cultura ha cambiado, pero nace entonces otro gran interrogante: ¿tenemos manera de elegir a líderes capaces de hacer su mejor esfuerzo en términos de políticas públicas? y que en cuatro años, con la cabeza en alto y gran orgullo puedan decir en los eventos sociales: Juzgen ustedes mismos mi tarea realizada como funcionario público, juzguen ustedes mismos mi actitud frente a las problemáticas de ciudad, juzguen ustedes mismos mis actividades “políticas”.

Con este panorama y bajo el esquema de las próximas elecciones sólo queda comentar que el futuro es totalmente incierto, lo único que se puede tener en cuenta son las palabras del gran escritor y dramaturgo francés Victor Hugo: “La libertad es, en la filosofía, la razón; en el arte, la inspiración; en la política el derecho” y de esta manera concientizarnos de ejercer bien el voto, el cual sagradamente lo hago cada vez que hay votaciones y así para poder argumentar mis posiciones, ya sean en aras de una construcción positiva o crítica.

En un bambuco colombiano muy hermoso que se llama: “Soñando con el abuelo”- cuyas letras deberían ser el himno y estandarte para todo líder político - Fausto - su compositor quiso dejarnos un legado importante, que posiblemente siga aplicando a nuestro contexto y actualidad: “No se olvide nunca, mijo, que para ser buen hermano no hay que dar de lo que sobra sino lo que está faltando no se amañe con colores ni banderas de apariencia, vote siempre por un hombre transparente de conciencia” (2), con estas palabras se debería medir el rasero de “justicia” a los dirigentes políticos de nuestra comunidad, entendiéndolo como dar lo justo al que se lo ganó en este caso re-elegir o censurar públicamente con el voto – no elegir- al que no se lo ha merecido.

Siendo congruentes con lo anterior, comento lo siguiente: en las redes sociales se ha venido planteando una frase en la cual se apuesta que los Colombianos conocemos más a Diomedes Diaz que a Diana Trujillo (3), una caleña que tiene una gran responsabilidad en la NASA y su misión Curiosity en Marte, esta consideración justifica la necesidad de darle a quien lo que se merece, una mujer capaz e inteligente, con toda la voluntad de salir adelante, con esmero y tenacidad, lo que nos da pie para de una vez invitar a que nuestros líderes que están en proceso electoral tengan la visión de identificar a estos otros personajes –casi anónimos en los colegios, las comunidades, las universidades, la sociedad común- para que los asesoren en su función pública donde se deben presentar proyectos a las juntas de acción comunal, los concejos municipales y las asambleas departamentales y de esta manera llevar a cabo políticas de impacto a nivel ambiental, psico-social, de salud, de seguridad, de movilidad y educación y que no sólo se vinculen a los que más consiguieron votos o al novio de la sobrina porque es muy allegado.

(1)    Real Academia Española. Diccionario de la Lengua Española. Edición # 23. 2014

(2)    http://foro.univision.com/t5/Colombia/CANCIONERO-DEL-FOLCLOR-COLOMBIANO/td-p/155223724 accedido el 28 de Julio de 2015

(3)    http://www.las2orillas.co/una-colombiana-en-el-mando-del-robot-curiosity-llego-marte/ accedido el 26 de Julio de 2015

Leer 1548 veces