De lo misterioso a lo ecológico: la nueva visión de la menstruación

Valora este artículo
(3 votos)

VeronaranjoPor: Verónica Naranjo Quintero

 


Últimamente se viene hablando de toallas ecológicas,

 copa de luna o medios similares para convivir la experiencia de la menstruación. Hablar de este tema trae a colación el trabajo social que hizo la diseñadora colombiana Diana Sierra, la cual se cuestionó en su quehacer profesional y desde ese interrogante se fue a trabajar con algunas comunidades del África, estando allí, se dio cuenta que las niñas no siempre podían asistir y aprender lo que ella quería enseñarles, ni trabajar, ni mucho menos estudiar; a causa de su periodo menstrual. Además, su investigación la llevó a reflexionar que el 40% de la población de las mujeres en el mundo no tienen acceso a productos para su ciclo. En consecuencia, la diseñadora Sierra fue creadora y revolucionara con su marca Be Girl donde surgen los diseños de las toallas ecológicas para las niñas del África y ahora para muchos lugares vulnerables por la pobreza y la escasez de recursos.

Lo anterior, hace que se medite acerca de muchos temas que han girado en torno a la menstruación y que según la literatura y la experiencia de las abuelas, decir que alguien había “enfermado” no siempre era una buena noticia. Es más, la menstruación fue un tema que se trató como algo misterioso e incómodo para la sociedad.

Después de la I Guerra mundial, las enfermeras dieron a conocer la venda de algodón que absorbía la sangre de los heridos, pero ya no para el uso de los hombres que terminaban mal en combate, sino para las mujeres en su menstruación, y es desde ese momento donde inicia la campaña de toallas higiénicas, a tal punto que hoy las encontramos con sus diversos tamaños, texturas y olores, igualmente, hay otros inventos que ayudan a la mujer a “enfrentar” sus días, tales como: los pañitos húmedos, jabones íntimos, tampones, etc. Como argumentó la revista Newsweek, mientras en la sociedad poco se habla de este tema, las campañas y diferentes medios publicitarios ofrecen desinfectar la sangre con imágenes de líquidos azules de diferentes olores y mujeres que están felices con los productos que usan. Pero, podríamos preguntarnos ¿Qué pasa con las niñas que ni siquiera tienen un calzón para ajustar una toalla, o que no tienen la idea de cómo es una toalla?

Además de lo anterior, también en esta campaña se reflexiona el problema de la contaminación que ocasionan las mujeres con el uso de la toalla higiénica, se dice que la descomposición de una toalla se demora 100 años. A esto se le suma que las toallas higiénicas no son del todo saludables para el cuerpo de la mujer, comenzando por irritaciones o infecciones, aseguran especialistas que esto es lo que hace que muchas mujeres pasen por varios productos, para experimentar con cual se sienten mejor.

Para concluir, las toallas higiénicas pueden ocasionar malestar en el cuerpo de la mujer y contaminan el útero que nos da vida, nuestro planeta, en este sentido queda la pregunta: ¿Si el aporte que debemos dar hoy como mujeres, es comprender nuestro ciclo menstrual en materia ecológica?

 

 

 

 

Leer 631 veces